«Testigo» – Martinho Costa

La Galería silvestre acoge la exposición «Testigo» de Martinho Costa (Fátima, Portugal, 1977), que pone el énfasis en la particularidad de la pintura, la pintura como la disciplina por excelencia de la mirada. De una mirada en profundidad, que va lenta, apurada, sin narrativas, ni discursos morales o de cualquier otro tipo, sin otra cosa que no sea el puro acto de presentación de las cosas hechas pintura.

Una mirada que te hace ser analítico y así aproximarte a los asuntos de esta. Martinho Costa nos lleva a entender lo que vemos en la pausa del análisis, y ver y entender las cosas porque las estamos observando. Y éste es su viaje, el ver y entender en nuevos lugares, con nuevos ojos.

En su caso es la cámara fotográfica la que usa de libreta de esbozos, de herramienta de observación, como si de un pintor viajero del siglo XVIII se tratase, que anotaba en sus cuadernos todas sus experiencias visuales del nuevo mundo —para luego dar rienda suelta a las ideas colonizadoras de lo exótico—. Martinho Costa recoge sus imágenes como esbozos que se transforman en miradas sensibles de lo mundano, pero ¿cómo abarcar el mundo entero y atraparlo? Parece que este es el objetivo del artista, entender —como si de un filósofo se tratase— qué pasa en el mundo y plasmar sus hipótesis sobre éste en pintura. Cada nuevo trabajo del artista se compone de un todo al mismo tiempo. Pero, cuando la opción es el todo, ¿cómo llegamos a descifrar ese todo? Martinho Costa parte de la idea de archivo, como un archivo sensible de las cosas, de lo tangible, y es aquí cuando se enfrenta a qué entiende por pintura y qué no. Hay un primer trabajo empírico e intuitivo en seleccionar las imágenes que quiere pintar pero éste no sigue siempre un patrón.

La exposición se puede visitar en horario: de martes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 16:30 a 20:30, y sábados de 11:00 a 14:30 horas.

Más info aquí.

Martinho Costa. Rochas (Corbera d’Ebre), 2019
© Martinho Costa