Tamara de Lempicka.
Reina del Art Déco

Arthemisia presenta en el Palacio de Gaviria la primera exposición retrospectiva en Madrid dedicada a la figura de Tamara de Lempicka (Varsovia, Polonia, 1898 – Cuernavaca, México, 1980). “Tamara de Lempicka. Reina del Art Déco” incluye en torno a 200 piezas procedentes de más de 40 colecciones privadas, museos y prestadores, una atenta contextualización pues de la trayectoria artística de Lempicka a través de una puesta en escena inmersiva, donde sus obras están colocadas en ambientes decorados con reconocibles objetos déco. Así se constituye un recorrido en el que las pinturas dialogan con muebles, biombos, lámparas, jarrones, vidrieras, fotografías y grabaciones de época.

Tamara de Lempicka fue pionera en desarrollar el movimiento más característico de la época, marcada por la estética de los años 20 con sus motivos geométricos, colores brillantes y formas rotundas: el art déco. Un estilo clásico, simétrico y rectilíneo que alcanzó su mayor apogeo entre 1925 y 1935, pero que hunde sus raíces en movimientos anteriores como el cubismo y el futurismo, así como en la influencia de la Bauhaus. Lempicka fue una de sus representantes más destacadas en el ámbito de las artes plásticas, para las que planteó toda una revolución.

Su producción se centra en retratos femeninos, sobre todo en parejas de mujeres, y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de la pintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras inspirados en Caravaggio.

Tamara fue “la primera artista mujer en ser una estrella del glamour” y una de las retratistas más reconocidas de su generación entre la alta burguesía y la aristocracia, pintando a duquesas, grandes duques y las altas esferas sociales. Además de amigas, amantes, prostitutas… no obviando nunca su bisexualidad.  En la actualidad, sus obras son muy cotizadas, siendo Madonna una de sus mayores coleccionistas, quien se inspiró además en ella para su video musical Vogue, de 1990.

La exposición recorre la evolución de la artista a través de 10 secciones. Constituye, además, en cierta manera su vuelta a España después de un épico viaje que la artista realizó hace ochenta y seis a nuestro país y que tuvo gran calado en su obra y en el mundo artístico de la época.

En el verano de 1932, la artista realizó una larga estancia en España, con un viaje que la llevó a Málaga, Sevilla, Córdoba, Toledo y Madrid, documentado por algunos extasiados artículos firmados por los críticos españoles del momento. Aclamada como una diva, admirada por su arte caracterizado por un lenguaje neto y refinado, descrita como un ejemplo de belleza y elegancia, Tamara de Lempicka subrayó en las entrevistas su interés por El Greco y Goya, que estudiaba diligentemente en largas sesiones en los museos españoles.

La exposición ha sido comisariada por Gioia Mori —quien ha dedicado una década al estudio de la artista polaca—, y se puede visitar en horario de domingo a jueves de 10:00 a 20:00, y viernes y sábados de 10:00 a 21:00 horas. La entrada cuesta 13 €, 11 € la entrada reducida, y 5 € para niños entre 5 y 11 años.

Más info aquí.

Tamara de Lempicka. La bella Rafaela, 1927
© Tamara de Lempicka