Ritos de paso.
El cuerpo como símbolo y operador de símbolos

La Galería Freijo presenta la exposición “Ritos de paso. El cuerpo como símbolo y operador de símbolos”, 15 piezas de 6 artistas desde finales de los años sesenta hasta 2014. En ellas el cuerpo, la acción y la performatividad están presentes ya sea en su activación, en su concepción o en la propia esencia de la obra y exploran técnicas tan diversas como el vídeo, la fotografía, la instalación o la partitura musical.

El recorrido comienza en las prácticas performativas y el arte de acción en los años setenta del pasado siglo, donde el cuerpo, los cuerpos, empiezan a hacer su aparición entre los pliegues de una dictadura que, declinando, se cobraría “legalmente” la vida de seis personas. Estudiantes, movimientos obreros y vecinales, mujeres, sexualidades otras… empiezan a recuperar los espacios públicos y hacerse presentes, corpóreos, en la lucha y la resistencia. En el contexto del arte los cuerpos comienzan a aparecer en la España de aquellos años no como imagen y representación sino como corporalidad y presencia, ocupando un lugar de enorme importancia en una escena de vanguardia, que por primera vez en este país empezaba a reconocer a las mujeres.

Veinte años más tarde, la llegada al mundo profesional del arte de una nueva generación de mujeres, muchas veces de la mano de las y los artistas de la generación anterior a través de su faceta didáctica, coincide con la imposición de la “otra historia” que empieza en la transición a nivel político y continua en los primeros años de los noventa a nivel social y sobre todo cultural construyendo un decorado perfecto para esta nueva etapa política: postmoderno, un poco canalla, intrascendente y sobre todo amnésico. Es entonces cuando surge una nueva generación de mujeres artistas que crea, escribe, teoriza y activa canales y redes de trabajo auto-organizadas.

La muestra se puede ver en horario: de martes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:30, y sábados de 12:00 a 20:00 horas.

Más info aquí.

Nieves Correa. Genealogías violentas
© Nieves Correa